Original Boda en una casa rural – Guadalajara | Sus & Hannes

Sus & Hannes. Original Boda en una casa rural en Guadalajara.

Sus y Hannes, son dos personas de esas que siempre tienen una palabra amable y una sonrisa sincera para ofrecer.

Desde que les conocí fui de sorpresa en sorpresa, primero me regalaron una de las prebodas más divertidas que he vivido, y después una maravillosa boda (o la anti boda, según se mire) Reunieron amigos y familiares de aquí, de Alemania y Sudáfrica, entre otros puntos del mundo, se juntaron todos muy lejos del mundanal ruido, en el Refugio del Alto Rey, una impresionante Casa Rural en pleno Guadalajara… y a partir de aquí se creó en este ambiente un cúmulo de sentimientos alrededor de esta maravillosa pareja.

Toda la organización y decoración de esta boda fue de la mano de Laura de Fueron Felices. He trabajado con muchas wedding planner, pero el trabajo que hace Laura y el gusto por los detalles más pequeños, hacen de su trabajo todo un lujo.

Fue un día muy intenso, con abrazos, con lagrimas, con sonrisas, con canciones compuestas para ellos y muchas, muchas emociones. Es difícil plasmar todo este puchero de sentimientos en unas pocas fotos, pero esa es la maravilla de este trabajo, vivir estas emociones junto a ellos.

Gracias, de todo corazón a los dos.

 

 

.


Diseño y Decoración: Fueron Felices

Casa Rural: Refugio de Alto Rey (Condemios de Arriba) Guadalajara

Fotografía: David Naval


 

Estas son palabras de la propia Sus:

Al igual que no puedo concebir nuestra boda sin mis seres queridos, tampoco puedo concebir nuestra boda sin Laura. 

Cuando decidimos celebrar nuestra boda yo andaba muy perdida, ilusionada y nerviosa porque lo más importante para nosotros era que nuestra fiesta fuera algo muy especial, algo que se saliera de lo común y que hiciera disfrutar mucho a nuestra familia y amigos que venían desde tan lejos la mayoría de ellos: Grecia, Alemania, Austria, Sudáfrica, Venezuela… La cosa no era fácil porque además en ese momento nosotros estábamos viviendo en el extranjero también, así que pensé que lo mejor sería buscar a alguien que nos ayudara y de este modo comencé a buscar a Laura. Y digo que empecé a buscar a Laura porque aunque no sabía su nombre era exactamente a quien estaba buscando. 

Después de llamar a varios sitios y de investigar muchas webs y blogs durante algunas semanas, topé con Fueron felices. Llamé por teléfono y supe enseguida que era ella la persona que necesitábamos: me transmitió confianza, mucha alegría y una profesionalidad que me hizo sentir tranquila y confiada y ¡más ilusionada de lo que ya estaba! Enseguida supe y sentí que ella estaría todo el tiempo a mi lado y que todo saldría como habíamos imaginado Hannes y yo, que al fin y al cabo era como también lo imaginaba Laura porque ella tiene la especial capacidad de ponerse en tu lugar y de hacerse cómplice de todo.

Laura nos pasó un cuestionario al conocernos y lo que parecía un mero trámite se convirtió en el punto de partida para que diera rienda suelta a ese torrente de creatividad, buenas ideas y generosidad que es. Porque sí, también es generosa, mucho. Ella no se guarda nada, aunque no esté dentro de sus funciones y saca el mayor partido a los materiales, tiempo y presupuesto. Lo hará únicamente por ti aunque a ella la suponga más esfuerzo. Y todo eso lo hace en silencio, hasta que un día te das cuenta de todo y no puedes evitar cogerle cariño. Lo importante, además de lo bonito que va a quedar todo, es contar con una persona como ella que esté a tu lado compartiendo ese proyecto, y que busque y haga lo mejor para ti. 

Por otra parte Laura vive en Barcelona y yo en Madrid pero la sentí muy cerca, cerquísima. De hecho no la conocimos en persona hasta pasado un tiempo que vino a vernos, aunque la distancia no supuso ningún problema para la organización y cuando la vi parecía que la conocía de siempre.

Trabajamos un montón: comprando cosas, construyendo detalles, carteles, globos… y es que nosotros también queríamos participar en ese sentido y fue maravilloso porque todo el trabajo mereció más que la pena.

Al final llegó el día de la celebración y Laura y su equipo estaban allí junto con Sophie, una ceramista y attrezzista de teatro encantadora que vino con ella, participó también en que todo fuera perfecto. El equipo lo organizaba todo y las cosas iban apareciendo y estando en su punto y justo lugar ¡como por arte de magia! Ese día Hannes y yo sólo nos tuvimos que preocupar de disfrutar y de recibir a nuestros invitados que llegaban para pasar el fin de semana de celebración en el sitio que elegimos: El Refugio del Alto Rey, que es el lugar más bonito que conozco para celebrar cualquier cosa. Un refugio de montaña acogedor y elegante que está en medio de un hayedo en Guadalajara. Allí trabajan Paco y su equipo, el cual se hizo cómplice de Laura enseguida y trabajaron codo con codo para que todo estuviera perfecto. De hecho Laura, cosa que agradecí muchísimo, ya había ido a conocer a Paco mucho antes de la boda para controlar el tema de menús (¡fueron muchos menús porque fueron varios días!), el tema de decoración del lugar, horarios…

Y Laura también nos presentó a David, a David Naval, el fotógrafo… y qué fotógrafo (y qué persona, ¡porque es majísimo!), ¡qué contentísimos estamos con sus fotos, qué preciosidad! y los invitados impresionadísimos también.

Gracias a todos por haber hecho de nuestra celebración algo tan especial, gracias Laura.

Suss.

 

 

no comments
Add a comment...

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

ALGUNOS REPORTAJES DE BODA

Fotografo de bodas y familia | Madrid + España + Resto del mundo | info@davidnaval.com | +34 657 892 519 | © 2018 David Naval

Menu